Cómo cambió Facebook la manera de educar a los hijos

Cómo cambió Facebook la manera de educar a los hijos

La definición de familia se ha expandido, alcanzando nuevas formas y tamaños
Israel Olguín | UN1ÓN | 23/12/2016 14:51

No cabe duda que la integración de las nuevas tecnologías en nuestras actividades cotidianas, han modificado la manera en cómo nos desenvolvemos en diferentes circunstancias.


Lo anterior incluye la tarea de enseñar y guiar a los niños en tiempos en los que los dispositivos se han convertido en una herramienta vital de la vida diaria, pues a través de ellos nos comunicamos, nos divertimos, consumimos, nos informamos, etcétera.


Luego de analizar estos cambios en la dinámica social de la crianza de los hijos y con la finalidad de conocer cómo las herramientas digitales ayudan a los padres en esta labor, Facebook IQ ha puesto en marcha el estudio ‘Meet the parents’, segmentado según la generación a la que pertenecen: Baby Boom (padres entre 50 y 65 años), generación X (entre 35 y 49 años), y generación Y o Milenial (entre 18 y 35 años).


Tener un hijo afecta en muchos aspectos de la vida (gastos, tiempo libre, ocio que consumen…) pero el mayor impacto es sobre los horarios laborales, especialmente en el caso de las madres de las generaciones X y Milenial.


Mientras que en el caso de la generación Baby Boom, tener hijos afecta fundamentalmente al dinero, tanto al que ahorran como al que gastan.


Por otro lado, la definición de familia se ha expandido, alcanzando nuevas formas y tamaños. Los padres de la generación Baby Boom son más positivos a la hora de definir su familia, mientras que los de las generaciones posteriores muestran alguna preocupación o insatisfacción.


En comparación con los abuelos, los padres de hoy en día tienen mayor acceso a la información, aunque en el caso de los Milenials, un exceso puede afectar a su confianza en sí mismos al cuestionarse mucho más sus decisiones.


En el caso de estos últimos, el teléfono celular se ha convertido en una herramienta fundamental y se demuestra porque pasan más tiempo en Facebook (1,3 veces más) que las personas sin hijos.


Estos dispositivos les ayudan a permanecer conectados e informados, a capturar y compartir los momentos más importantes de sus hijos y a mantener su sensación de identidad.


El uso de Facebook aumenta a medida que avanzamos de generación en generación. Los padres primerizos son activos en esta red social en las primeras horas del día, coincidiendo con las primeras sesiones de alimentación de sus hijos (desde las 4 de la madrugada, con un pico a las 7 horas).


Y, por último, los hijos influyen en las decisiones del hogar, el 65% de los padres encuestados afirma que compra más productos específicos para niños que los que compraron sus padres y el 51% reconoce que su hijo ejerce más influencia sobre las decisiones de compra que la que ejercieron ellos como hijos.