Zona Libre de Corozal, la otra frontera de México

Zona Libre de Corozal, la otra frontera de México

La zona libre surgió como una manera de enfrentar el desempleo causado por el cierre del ingenio Libertad a principios de 1990
Redacción | UN1ÓN | 31/08/2015 06:25

Desde hace 20 años, las calles llenas de locales comerciales que ofrecen todo tipo de productos, han hecho de la Zona Libre de Corozal una fuente de empleo para los habitantes del norte de Belice y una opción comercial para los mexicanos de Quintana Roo, Campeche y Yucatán.

Este lugar, restringido para los beliceños y donde el consumidor extranjero no paga impuestos, recibe a 1.1 millones de turistas y genera una derrama económica de alrededor de 300 millones de dólares al año, destaca el presidente Ejecutivo de la Zona Libre de Corozal, David Akierman.

Las temporadas altas son en Semana Santa, verano y a finales del año, comentó el funcionario en entrevista. 

Recordó que la zona libre surgió como una manera de enfrentar el desempleo causado por el cierre del ingenio Libertad a principios de 1990, el cual fue reinstalado en Orange Walk.

El concepto original fue desarrollar la maquila, sin embargo, no se pudo llevar a cabo debido al alto costo de energía eléctrica y al del salario mínimo de Belice, que impidió competir con el resto de Centroamérica.

"De modo que la dinámica fue cambiando hasta hacer que la zona libre sólo ofrezca el servicio de compra-venta de mercancía", señaló Akierman.

Hoy, la zona libre emplea a tres mil 685 beliceños, cifra que cubre la mayor parte de la población entre Corozal y Orange Walk e indirectamente genera 500 empleos, entre transportistas y gente que tiene que preparar alimentos.

"Entonces estamos evaluando una economía de empleo de aproximadamente cuatro mil personas”, agregó.

Los visitantes pueden adquirir en su mayoría textiles, como ropa y zapatos; licor, cigarros, combustible, juguetes y aparatos electrónicos a diferentes precios, que por lo regular son económicos. Los productos se importan en su mayoría desde Asia, Estados Unidos, Sudamérica, México y Canadá.

El presidente Ejecutivo de la Zona Libre de Corozal subraya no obstante que uno de los desafíos con los que las autoridades beliceñas han lidiado ha sido el lavado de dinero, por lo que se han impulsado acciones de fiscalización que lo combatan.

En ese sentido, la administración que encabeza lleva un control sobre las empresas que se encuentran registradas en la Zona Libre de Corozal, misma que tiene actualmente 279 compañías, cifra inferior 48 por ciento a la de 2008.

Akierman detalló que los interesados en invertir en la zona libre deben pasar por un proceso en el que son investigados por organismos internacionales como la Interpol, presentar un plan de negocios, referencias financieras y un expediente policiaco de su respectivo país, con lo cual la Junta Directiva decide su incorporación.

Debido a que se ha descubierto que hay empresas que se registran y nunca operan, la revisión de las empresas se hace dos veces al año y como consecuencia en “siete años nosotros hemos movido del registro a más de 280 compañías”, precisó.

Todo ello, para hacer que los negocios sean más transparentes y seguros, afirmó el funcionario, quien agregó que durante los próximos meses se invertirán alrededor de dos millones de dólares para reconstruir la zona libre y darle un nuevo impulso con la instalación de cámaras de vigilancia para minimizar el contrabando y ofrecer más seguridad al público.

Así, autoridades beliceñas esperan incrementar la visita de más mexicanos a esta zona de la frontera México-Belice, en la que también hay un constante flujo migratorio de beliceños a la ciudad de Chetumal, en busca de una diversidad de artículos que en su país no hay.

Con información de Notimex