Diabetes: fríos elevan la glucosa

Diabetes: fríos elevan la glucosa

Investigaciones revelan que el cuerpo por sí solo busca elevar la glucosa para soportar las inclemencias del frío
Redacción | UN1ÓN | 12/12/2017 14:58

Cuando hace frío, el organismo se ve en la necesidad de producir gran cantidad de glucosa para elevar su temperatura, según una especialista en medicina evolutiva de la Escuela de Medicina Mount Sinai de Estados Unidos.

La investigación revela que las personas diabeticas y propensas a la enfermedad deben tener cuidado con las bajas temperaturas.

Para nadie es desconocido que cuando tu cuerpo comienza a tener frío, tiembla para producir calor, tal calor lo adquiere del tejido adiposo marrón, el cual es la segunda capa de grasa, sustancia que se genera dependiendo de la cantidad de azúcar.

Lo anterior quiere dicir, que el cuerpo por sí solo busca elevar la glucosa para soportar las inclemencias. Siendo posible comprender por qué en invierno se presentan mayores casos de glucosa elevada.

De hecho, en esta estación del año se diagnostican más casos de diabetes que en verano, con ello se evidencia que no sólo influyen los factores de riesgo (genéticos, sobrepeso, estrés), sino también el entorno, específicamente, el climático.

Sin embargo, especialistas consideran que el frío podría liberar al paciente de la insulina, ya que la glucosa iría por la ruta sanguínea en busca del tejido marrón, lo que significaría, nula acumulación de azúcar en la sangre.

¿Los diabeticos friolentos?

1. Muchos diabéticos van abrigados excesivamente en verano y ni eso les alivia su sensación de frío totalmente.

2. Este síntoma no es demasiado preocupante pero puede servir de aviso o para medir el estado de un diabético.

3. La sensación de frío proviene de la incapacidad de obtener la energía suficiente de su alimentación para ser transformada en calor interior.

4. La falta de calorías y el ahorro de energía por parte del mismo organismo disminuye la circulación de la piel, que intenta evitar las pérdidas de calor pero que, por el contrario, provoca esa sensación de frío.