Presión alta en el embarazo: riesgos

Presión alta en el embarazo: riesgos

La presión alta durante el embarazo es un riesgo para la mujer y el bebé
Redacción | UN1ÓN | 24/10/2017 07:32

La presión alta a una mujer durante el embarazo es un factor de riesgo para la mujer y el bebé. La mujer pudo haber tenido la presión alta antes de embarzarse o padecerla durante la gestación.

El riesgo que corre el bebé por la hipertensión gestacional es bajo peso o un nacimiento prematuro.

Controlar la presión sanguínea durante el embarazo y el cuidado prenatal son importantes para la salud de ambos: embarazada y bebé.

Algunas mujeres con presión alta durante el embarazo pueden desarrollar preeclampsia, que es aumento repentino de la presión arterial después de la semana 20 de embarazo. Hasta ahora no se conoce la manera de prevenirla.

La mayoría de las mujeres con preeclampsia son observadas por el médico regularmente para evitar o disminuir las complicaciones. Lo único que "cura" la preeclampsia es el nacimiento del bebé.

Los tratamientos para la hipertensión arterial en el embarazo pueden incluir un control cuidadoso del bebé, cambios en el estilo de vida y algunos medicamentos.

Aquí los riesgos:

Preeclampsia Este problema médico tiende a ocurrir más en las mujeres con presión arterial alta crónica que en las mujeres con presión arterial normal.

Parto prematuro Si la placenta no proporciona suficientes nutrientes y oxígeno al feto, se podría decidir que lo mejor para el bebé es adelantar la fecha del parto que permitir que continúe el embarazo.

Adelantar el parto también puede ser necesario para evitar que ocurran más complicaciones para la mujer embarazada.

Abrupción placentaria ¿Esta condición médica, donde la placenta se separa prematuramente de las paredes del útero, es una emergencia médica que requiere tratamiento inmediato.

 

Parto por cesárea Las mujeres con hipertensión tienden a tener un parto por cesárea con mayor frecuencia que las mujeres con presión arterial normal. El parto por cesárea conlleva riesgos de infección, lesión a los órganos internos y hemorragia. También puede influir en la manera en que la mujer da a luz si decide tener más hijos.