Presión alta: ¿consumir o no consumir café?

Presión alta: ¿consumir o no consumir café?

Un estudio del centro Médico Beth Israel Deaconess y la Escuela de Salud Pública de Harvard encontró el consumo de café protege contra la insuficiencia cardíaca
Redacción | UN1ÓN | 07/10/2017 05:41

A menudo se afirma que la cafeína puede aumentar la presión arterial y es verdad. La sustancia estimula el sistema nervioso central y tiene un efecto presor transitorio y diurético, que aumenta la presión arterial por un tiempo.

Sin embargo, la relación presión arterial - cafeína es un tema controvertido, porque no está demostrado cietíficamente que el consumo habitual de café aumenta la hipertensión arterial.

Pero, el efecto de la cafeína es pequeño (3-4 mm/Hg) y produce una elevación transitoria, que desaparece si se toma café regularmente. Se sabe que la tolerancia a la cafeína se desarrolla rápidamente y la presión arterial vuelve su estado inicial.

Pero hay otra realidad, hay personas muy sensibles a la cafeína, que no consumen café de forma regular, y pueden experimentar un ligero aumento, que puede persistir por más tiempo.

Y es que, con la edad las personas con más sensibles a los estímulos y por ello hay personas, que sin alcanzar un nivel patológico, notan que tomar 2-3 tazas de café les acelera el pulso e incluso puede provocarles latidos extrasístoles.

En caso de duda, la abstención de café durante un tiempo nos ayudará a saber si esta bebida era la responsable de nuestros síntomas.

No solo eso, se puede hacer una prueba, beber una taza de café o con cafeína y pasados entre 30 y 120 minutos tomarse la tensión.

Si la presión arterial aumenta en cinco a 10 puntos, es posible que seas sensible a los efectos de la cafeína. Si se decide cortar el consumo de cafeína, hay que hacerlo gradualmente durante varios días para evitar dolores de cabeza producidos por la abstinencia.

No obstante, para las personas que sufren arritmias siempre es mejor el café descafeinado, ya que la cafeína aumenta la frecuencia cardíaca y podría precipitar arritmias o producir arritmias extrasístoles.

Una investigación del centro Médico Beth Israel Deaconess y la Escuela de Salud Pública de Harvard encontró que el consumo moderado de café (dos tazas de café al día en Europa y 8 onzas en América) protegía contra la insuficiencia cardíaca.

Otro estudio del Hospital Samsung Kangbuk de Seúl (Corea del Sur), publicado en la revista British Medical Journal, sugiere que beber de tres a cuatro tazas de café al día puede beneficiar la salud de las arterias, reduciendo el riesgo de arteriosclerosis en un 41% y por lo tanto, el desarrollo de un infarto.

Recomendamos: 

Presión alta: los riesgos de consumir alcohol

Presión arterial: mitos de los síntomas

Hipertensión: Todo lo que debes saber

Presión alta: 8 acciones para prevenir