Presión arterial: mitos de los síntomas

Presión arterial: mitos de los síntomas

Los médicos recomiendan medirse la presión una vez al años al entrar a la edad adulta
Redacción | UN1ÓN | 04/09/2017 08:32

La hipertensión arterial, conocida popularmente como presión alta, es una de las enfermedades más comunes en todo el mundo, y acomete cerca de 1 de cada 5 personas. En muchos países, más de la mitad de la población arriba de 60 años es hipertensa

Sin embargo, es una enfermedad que ataca en silencio y hay ocasiones que se llega a confundir los sintomas con las enfermedad. La recomendación de los médicos es que cuando se llega a la edad adulta, por lo menos se tomen las personas la presión una vez al año.

Para hablar de presión alta hay unos valores básicos que se tienen que tener en cuenta:

Presión arterial normal: valores menores o iguales a 120/80 mmHg.

Pre-hipertensión: valores entre 121/81 – 139/89 mmHg.

Hipertensión grado I: valores entre 140/90 – 159/99 mmHg.

Hipertensión grado II: valores mayores o iguales a 160/100 mmHg.

No obstante, hay mitos que confunden y es mejor la medición, pero aquí algunos:

Dolor de cabeza o dolor de nuca:

Es común que el paciente relacione el dolor de cabeza con la presión alta, pero es normal que se suba la presión por un dolor de cabeza, estomago o un dedo.

La única manera que el dolor de cabeza sea por la presión es cuando se alcanzan los 200 mmHg de presión sistólica y/o110 de presión diastólica.

Pero una situación peor, que un paciente de hipertensión grado 11 mal controlada puede no sentir molestias con niveles de 220-240 mmHg de presión sistólica.

Conclusión: dolor de cabeza o dolor de nuca no son síntomas de hipertensión arterial

Nerviosismo y ansiedad:

Una crisis de nerviosismo y ansiedad tiene más o menos los síntomas del caso anterior, aquí la lógica es que la ansiedad provoca la presión alta y no al revés.

Aunque, hay que reconocer que en pacientes con corazón débil , un pico hpertensivo puede provocar -presiones arriba de 200 mmHg) puede causar un mayor esfuerzo del corazón, con síntomas de cansancio y falta de aire.

Conclusión: nerviosismo y ansiedad no son de hipertensión arterial

Sagrado nasal:

El sangrado nasal es otro síntoma frecuentemente asociado a la hipertensión, pero ocurre contados casos. Estudios indican que que apenas el 15% de las emergenciaa de presión arterial presentan sangrado nasal.

Hay varias causas para el sangrado nasal, así que, antes hay que acudir con el otorrinolaringólogo para descatar ese factor.

Conclusión: el sangrado nasal no es un síntoma confiable de hipertensión arterial.

Mareos:

Los pacientes hipertensos, incluso bajo tratamiento, suelen tener mareos, no como síntoma de elevación de la presión, sino como efecto colateral de los medicamentos, principalmente cuando la presión cae muy rápidamente.

Es importante destacar que los picos hipertensivos pueden ocurrir en los cuadros de Accidente Cadiovascular, y el mareo es un síntoma común de esta complicación.

Conclusión: los mareos no son un síntoma confiable de hipertensión arterial.

Calores y rostro enrojecido:

El rubor y el calor facial ocurren por factores como la exposición al sol, calor, frío, alimentos picantes, viento fuerte, bebidas calientes, reacciones a productos de piel, estrés emocional, consumo de alcohol o ejercicio físico y que pueden causar alteraciones de la presión arterial temporalmente.

Conclusión: calor y rubor facial no son síntomas confiables de hipertensión arterial.