La muy triste historia del lobo mexicano

La muy triste historia del lobo mexicano

Hace unas semanas se informó sobre el nacimiento de la primera camada de lobos mexicanos en vida libre
Laura Islas | UN1ÓN | 21/07/2014 06:00

El lobo mexicano fue una de las especies que más apreciaron las antiguas culturas precolombinas. 

Al lobo se le apreciaba por su bravura y fuerza y se asociaba con la guerra, con la fuerza y la potencia individual y con el sacrificio. Está relacionado a la diosa mexica Chantico, y a la deidad canina Xólotl, señala un estudio de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).

Vestigios del valor que tenían las antiguas culturas por el lobo mexicano se encuentran en la pirámide de la Luna de Teotihuacán y en el Templo Mayor.

Sin embargo, esta especie que fue muy apreciada en la época previa a la llegada a los españoles, se encuentra al borde de la extinción.

En la década de 1950 comenzó una matanza de lobos mexicanos que continuó durante varias décadas después, lo que llevó a que esta especie se considerara prácticamente extinta en su hábitat natural.

Los ganaderos estadounidenses y mexicanos buscaron exterminar al lobo mexicano debido a que éste solía atacar al ganado. 

Los ataques de lobos mexicanos comenzaron cuando su hábitat comenzó a ser invadido por la presencia humana: las tierras donde antes eran abundantes los venados cola blanca, el pecarí de collar, conejos, liebres, guajolotes silvestres y muchas especies, todas presas naturales del lobo mexicano, comenzaron a ser ocupadas para el cultivo o pastoreo de ganado. 

Después de 20 años de caza indiscriminada, en 1976 el lobo mexicano fue declarado como una especie protegida. Desde entonces se han realizado varios esfuerzos para salvaguardar a este animal que en otros tiempos tuvo presencia en el suroeste de los Estados Unidos (Arizona, Nuevo México y Texas) y en México en la Sierra Madre Occidental (Sonora, Chihuahua, Durango, Sinaloa, Zacatecas, Jalisco), la Sierra Madre Oriental (Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo), el Eje Neovolcánico (Estado de México, Morelos, Puebla) y en las montañas de Oaxaca.

Hace unos días, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) informó que se logró la primera camada de lobo mexicano nacida en total libertad desde su exterminio hace tres décadas.

En diciembre de 2013 se liberó una pareja de lobos mexicanos en la Sierra Madre Occidental, como parte de los esfuerzos de reintroducción de la especie.

A mediados de febrero el equipo de campo coordinado por la Universidad Autónoma de Querétaro identificó gracias a las cámaras trampa instaladas en la zona conductas reproductivas en la pareja de lobos. 

En junio pasado se realizó una expedición a la zona con un equipo conformado por personal de la Universidad Autónoma de Querétaro y de la CONANP quienes pudieron constatar la presencia de cinco cachorros en buen estado de salud.

Ésta es la primera camada de lobos mexicanos nacidos en vida libre, lo que representa un avance importante en el programa de recuperación de este especie.