"Todo incluido" pega a prestadores de servicios en Cancún

"Todo incluido" pega a prestadores de servicios en Cancún

Un turista que vacaciona siete días en Cancún consume 1.5 servicios por estancia antes eran seis y hasta siete.
Redacción UN1ÓNCancún | 20/10/2013 12:00

El crecimiento en la oferta de cuartos y la mayor presencia del esquema "todo incluido" en los hoteles, impacta a los prestadores de servicios, señaló el empresario de toros Jorge Ávila.

El propietario de la Plaza de Toros de Cancún indicó que de acuerdo con las estadísticas, un turista que vacacionaba siete días en Cancún consumía seis o siete servicios y el día de hoy sólo 1.5 por la misma estancia.

"Con más cuartos de hotel y servicio todo incluido, el turista no tiene ganas de salir a realizar actividades en Cancún", indicó.

Aseguró que en este momento, la proyección que se tenía de Cancún como ciudad y sitio turístico quedó rebasada de lo planeado originalmente.

"Había otros puntos de la ciudad con otros servicios, como los mercados de artesanías, los puntos de venta de cerveza y bares y todo eso se perdió por la gente que se queda encerrada en su hotel", enfatizó.

Antes, recordó, los restaurantes se llenaban desde la hora del desayuno, porque los turistas traían recursos para gastar, "era un mercado que pagaba por estar un sitio elitista como Cancún", dijo.

Por eso, resaltó, "antes se ofrecían incluso más espectáculos, los turistas acudían a la Plaza de Toros, disfrutaban el ballet folclórico del Centro de Convenciones, visitaban parques turísticos, los sitios arqueológicos y servicios acuáticos".

Mientras que hoy, continuó el empresario, aunque vengan el mismo número de días, hacen máximo dos actividades extras y el resto se encierran en su hotel o salen a caminar a las plazas.

Refirió que en el rubro de las corridas de toros, ya no se tienen presentaciones con la frecuencia que antes, pues se fue adelgazando el público que mantuvo promedios de hasta dos mil 500 personas.

"Se fueron perdiendo los clientes, el gusto, y apenas entraban 230 aficionados, y pues dejó de ser negocio, ya no era confiable el número de entradas y como todo negocio que no tiene sostén económico se tiene que cerrar", añadió.

Ahora, detalló, se tiene un turismo de grupos y de baja capacidad económica que ya pagó todo desde su lugar de origen: compró su boleto de avión, transporte al hotel, todo lo que coma y todo lo que beba dentro del centro de hospedaje.

"Entonces, en vez de traer mil 500 dólares para gastar, trae un promedio de 150 a 300 dólares porque no saldrá de su hotel y no requiere de más presupuesto, pues incluso si se enferma, quiere que las aspirinas sean parte de su paquete", manifestó.

Jorge Ávila dijo que ahora la plaza de toros se enfoca más a los cancunenses con espectáculos familiares, conciertos y toreros reconocidos, que le permiten utilizar el lugar con mayor frecuencia y mantenerse vigente.

"Tenemos que hacer cosas que requiere el lugar en donde estás y lo que requiere ahora Cancún es ver espectáculos de calidad para gente local, mientras que el turista ve lo que el hotel que lo trajo le quiera mostrar", dijo.

Por su parte, la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) en Cancún, Gabriela Delgado Tiempo, informó que apenas se mantienen por alrededor del 50 por ciento en operación general.

Agregó que esa situación contrasta con lo que pasa con los hoteles, que regularmente mantienen incrementos en sus promedios de ocupación.

Aseguró que desde hace varios años, el principal obstáculo que enfrenta el sector restaurantero es el esquema todo incluido, pues prácticamente evita que el turista salga del hotel y conozca otras opciones.

Consideró que es preciso insistir con las autoridades estatales, municipales, incluso federales, para buscar una solución a esta problemática y que se deje de ver como algo descabellado solicitar fuertes regulaciones a los esquemas "todo incluido".

Detalló que ese esquema en este momento acapara cerca del 75 por ciento del total de los más de 30 mil cuartos hoteleros en operación en este destino turístico.

Al respecto, el presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, Roberto Cintrón Díaz del Castillo, dijo que si bien en el tema del "todo incluido", el sector restaurantero es el más afectado, también hay que tomar en cuenta el perfil del turista que está llegando a Cancún.

Se trata de paseantes que no traen dinero para gastar, entonces buscan un "todo incluido" que les resuelve todo su viaje", afirmó.

"Nos da mucho gusto que vengan, claro, pero el reto es lograr que regresen con más dinero para gastar o salir a cenar y pagar el precio de los restaurantes que tenemos en zona hotelera", expresó.